Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización. Puedes cambiar la configuración y obtener más información. Más información
Huesca
Javier Viñuales - Fisioterapia,2001
Desde Huesca, con visión universal

Desde Huesca, con visión universal

Javier Viñuales (Fisioterapia’01) abrió en 2006 la Clínica FiberSalud en Huesca. Tras unos años de estudio en Italia y otros de trabajo en la prestigiosa clínica suiza Hildebrand, pudo incorporar el conocimiento adquirido a su negocio.

 

Ahora, Javier ha recibido el Premio Joven Emprendedor, que otorga el Instituto Aragonés de Fomento. Dicho galardón ha significado para él un orgullo y una motivación para seguir trabajando y crecer cada día más.

 

Cuando llegué a Huesca de mi estancia en Italia y Suiza, pude utilizar mis conocimientos e, incluso, los modelos de organización, el trato con el paciente y las últimas técnicas en tratamientos de las patologías más complicadas para ofrecer un servicio que hasta el momento no se daba en la provincia. Me fui para aprender la técnica del ejercicio terapéutico cognitivo de la mano de su creador, el profesor Carlo Perfetti. Luego, en Suiza, tenía pendiente un reto personal: quería poner en práctica lo aprendido en una de las mejores clínicas neurológicas del mundo.

 

No obstante, aun habiendo viajado por Europa, mi idea siempre fue volver a Huesca, mi ciudad, y poder ofrecer a mis vecinos los mejores tratamientos.

 

Así nació FiberSalud, con el objetivo de dar servicio de rehabilitación a enfermos neurológicos. El centro cuenta con 300 m2 y, en muy poco tiempo, hemos pasado de tres a siete salas de tratamiento. Por otro lado, de los tres que éramos al empezar —entre ellos, mi esposa, Begoña, también Alumni de la UIC—, hoy ya somos cuatro fisioterapeutas, además de un osteópata y acupuntor, un licenciado en Educación Física, una psicóloga, una reumatóloga, un médico de familia y un médico nutricionista.

 

Pero no nos conformamos con esto. De cara al futuro, queremos crecer para seguir dando el mejor trato posible a nuestros pacientes. Estoy trabajando, también, para montar una clínica de rehabilitación neurológica que sea la referencia en el norte de España. La idea es que la clínica ofrezca la atención al paciente para recuperar el conjunto de las funciones y reintegrarse a la vida social y profesional.

 

En cuanto a nuestros clientes, atendemos a pacientes privados y los derivados de seguros privados de salud. También tratamos a pacientes que han sufrido accidentes de tráfico, otros con problemas neurológicos, traumatológicos, reumatológicos, etc. También preparamos a las madres para el parto, a las que luego ofrecemos atención post-parto. Además, tratamos a triatletas y jugadores de fútbol o baloncesto.

 

El Premio Joven Emprendedor, que he recibido hace poco, no significa haber alcanzado la cima, ni mucho menos. Aún tengo mucho tiempo por delante para seguir creciendo profesionalmente. Con esto no menosprecio el premio: todo lo contrario. Es un incentivo para seguir trabajando y, ya que estamos, dejar a la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la UIC en buen lugar: gran parte de mi éxito es gracias a la calidad de la formación de la Universidad, tanto académica como personal. De todo lo que me enseñaron, los valores humanos y el trabajo en equipo es lo que más agradezco. Día sí y día también los tengo presentes.

 

* Javier Viñuales, Fisioterapia’01