Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización. Puedes cambiar la configuración y obtener más información. Más información
Nueva York, Estados Unidos
Emili Serra Borrell - Periodismo, 20125
“La profesión de periodista es difícil, pero puede llegar a ser muy gratificante”

“La profesión de periodista es difícil, pero puede llegar a ser muy gratificante”

Siempre he defendido que en la vida venimos a aprender y que no hay ningún momento en que debamos dejar de hacerlo. Irme a trabajar como periodista para la Agencia Efe en la ciudad más cosmopolita del mundo me ha ayudado a corroborar esta sensación que, desde que tengo uso de memoria, he llevado conmigo. Si alguien me preguntara cuál es el reto profesional que cualquiera debería proponerse, debería ser este. Conocer más cosas. Saber más. Investigar. Preguntar a los demás y escuchar.

 

Por eso, cuando encarando el último año de carrera en UIC Barcelona descubrí la beca que Efe y la Obra Social La Caixa ofrecían para jóvenes periodistas a punto de graduarse, decidí investigar y saber de qué iba. El premio era tentador: 9 meses de formación en una delegación nacional y 9 meses más en el extranjero. Después de pasar el proceso de selección, conseguí ser becado.

 

No es fácil ser periodista y menos en los tiempos que corren, pero desde pequeño supe que —después de soñar con ser bombero o futbolista— yo estaba llamado a escribir, a explicar las cosas. Me encantaba leer, escribir e interpretar.

 

Esta profesión es difícil. Y con esto no estoy dando ninguna exclusiva, pero de todas formas puede llegar a ser muy gratificante y abrirte puertas que en algún momento podían parecer inalcanzables: como trabajar en Nueva York, el centro del mundo.

 

Llegué a Nueva York para seguir mi formación con Efe, la agencia de noticias en español más importante del mundo. La formación la empecé en Barcelona durante mi último año de carrera. Antes, ya me había introducido dentro de la profesión con prácticas en La Vanguardia y la Cadena SER. Este es, me parece, uno de los puntales de UIC Barcelona, así como la fe de los profesores en los estudiantes. Durante los cuatro años de carrera, nunca vi a un profesor cortar las alas a sus alumnos. El mejor recuerdo que me llevaré de mi etapa será la proximidad y complicidad que podías encontrar con el equipo docente. Desde un café en el bar de la Facultad hasta unas bravas en el Tomás de Sarrià. ¿Por qué no?

 

Volviendo al presente, adaptarme a Nueva York es lo que más me costó. Es una ciudad enorme, con miles de personas ocupadas dentro de sus negocios, atareadas; contundente respecto a las temperaturas, sobre todo en invierno, y capaz de conseguir sacar lo mejor y lo peor de uno mismo. Hay momentos llenos de felicidad y excitación, pero muchos otros también son duros, y estos no los cuenta nadie. Sin embargo, ser corresponsal en Estados Unidos es impagable.

 

Aquí pasa todo. Para Efe he cubierto desde la carrera a la Casa Blanca hasta partidos de la NBA, y he entrevistado a personajes relevantes del mundo cultural, científico o del deporte. Y aunque la recompensa es inigualable, a veces cuesta ser consciente de lo que uno puede estar creciendo y viviendo cuando nos miramos en el espejo del presente. Tenemos tendencia a glorificar el pasado, pero de mi estancia en el extranjero aprendo algo muy importante: vivimos en un mundo donde todo es cada vez más efímero y por eso debemos valorar qué tenemos en cada momento.

 

A todos los periodistas y comunicadores que estáis estudiando la carrera solo me queda deciros una cosa. No dejéis pasar un solo día sin preguntaros qué más podéis aprender o cómo llegar a ese sueño que siempre habéis tenido desde niños. Irse de casa y del país es una experiencia sobrecogedora que no deja indiferente. Por ello, si tenéis la oportunidad de hacerlo, ya sea con becas de estudio o trabajo, os animo con todas mis fuerzas. Somos jóvenes, pero las oportunidades pasan rápido y se han de coger al vuelo. ¡Es ahora o nunca!

 

* Emili Serra Borrell (Periodismo’15)