Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización. Puedes cambiar la configuración y obtener más información. Más información
Básicos / Cine
Resucitado

Resucitado

Ante las nuevas aportaciones de Ridley Scott y Darren Aronofsky al género bíblico, el director Kevin Reynolds (Waterworld, Rapa Nui), también se ha apuntado, esta vez, con la Resurrección de Cristo. Sin embargo, si Exodus y Noé se caracterizaron por ese aire de péplum y con la firma de una historia grandilocuente, Resucitado se queda a medio camino.

 

Resucitado nos explica la historia de Clavius, un tribuno romano que trata de averiguar cómo ha desaparecido el cuerpo de Jesús. La tensión política está que arde, entre romanos y judíos, y algo así podría ser la gota que colma el vaso. A partir de entonces empieza una investigación que cuestionará las creencias del protagonista.

 

Con esta premisa, y con un inicio más que convincente, la película da unas expectativas, que poco a poco, se van diluyendo. El planteamiento es muy interesante y en general tiene una estructura atractiva, pero se enfrenta al problema de tantas películas que tratan de la fe (véase October Baby, véase Prueba de fuego): cómo tratar una experiencia personal tan profunda y renovadora sin caer en la sensiblería. También podría haber aprovechado más los personajes y sus conflictos, incluido el del protagonista, y por qué no, del mismo Jesús.

 

Sin embargo, es digna de aplauso la música compuesta por Roque Baños, así como la fotografía y toda la ambientación conseguida por los escenarios y el vestuario, algo que no es tan fácil en una película con un presupuesto más discreto.

 

Asimismo, los actores interpretan bien su papel, en especial Joseph Fiennes, y sobre todo Peter Firth en su papel como Pilatos. También a alguno le sorprenderá ver a Draco Malfoy de romano…

 

Cuenta con actores y “apóstoles” españoles, como Luis Callejo y Antonio Gil, y gran parte del equipo técnico también lo es, teniendo en cuenta de que muchas las localizaciones están emplazadas, cómo no, en España.