Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización. Puedes cambiar la configuración y obtener más información. Más información
Básicos / Lecturas
El hombre del traje gris, Sloan Wilson

El hombre del traje gris, Sloan Wilson

Libros del Asteroide, Barcelona, 2009

 

¿Es posible hablar, de un modo amable, sobre temas como la dureza de las pasiones desbordadas, la crueldad de la guerra, la infidelidad conyugal, el olvido de un hijo extramatrimonial, los apuros económicos, la maldad de los que se aprovechan de las circunstancias? Sloan Wilson sí lo consigue. Es más: consigue hacernos pensar que estamos ante una entretenida comedia social. Tanto es así que sus personajes podrían parecernos poco reales si no conociéramos el ambiente, la cultura de las familias norteamericanas en los años posteriores a la II Gran Guerra.

 

Digamos que Wilson consigue entremezclar muy bien la cotidianidad de los temas tratados con esos que citaba al principio. En la guerra se matan hasta los propios amigos, pero los sentimientos buscan ser compensados y a menudo se hace presente el amor verdadero, la autenticidad de uno mismo o el sentido de la justicia.

 

En El hombre del traje gris vemos la reflexión, el diálogo y la acción perfectamente integrados. Los personajes, principalmente Tom, reflexionan continuamente sobre temas cotidianos, de la vida corriente o sobre verdades muy profundas y desgarradoras. Dialogan una y otra vez y no toman una decisión si antes no la han hablado con los más cercanos, porque siempre es valiosa la opinión de los demás. Y no se paran, jamás llegarán a la parálisis por el análisis. Todo lo reflexionado y dialogado da lugar a un plan de acción.

 

Al leer El hombre del traje gris he querido encontrar una explicación a por qué lo que podría ser un drama se convierte en una amable, afable comedia social. Al repasar su lectura encontré una posible respuesta a mi pregunta. Tanto en las primeras como en las últimas páginas de la novela, su autor pone unas palabras en boca de uno de los protagonistas que nos dan la respuesta: “Dios está en el cielo. Todo va bien en el mundo”.

 

Vale la pena, pues, releer este libro de 1955, reeditado por Asteroide.