Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización. Puedes cambiar la configuración y obtener más información. Más información
Básicos / Música
Los Madison. Los nuevos maestros del pop clásico

Los Madison. Los nuevos maestros del pop clásico

Sin inventar la pólvora, Los Madison es una de esas bandas que, al descubrirlas, se vuelven imprescindibles. Desde su formación, en 2003, llevan una década encima de los escenarios y lo cierto es que para su lírica no corren malos tiempos, al contrario que para la mayoría de bandas mortales. Hay quien dice que escucharles engrandece el espíritu.

 

Los Madison son Txetxu Altube (voz y guitarra), su hermano Carlos Altube (bajo), José Luis Martín (guitarra), Iñaki Aranda (teclados) y Alfonso Adánez (batería), una banda que pasó de ensayar en bares de barrio de Madrid a ser considerada como una de las mejores formaciones del rock español. Así que, entre encajes de bolillos y broncas familiares, cada vez más, ansían contar las horas para el próximo concierto.

 

Ataviados con la experiencia que han conseguido subidos en los escenarios, donde más a gusto se sienten, Los Madison pertenecen a un sector de músicos que bebe de Los Secretos, Antonio Vega, Nacha Pop, César Pop, Quique González o incluso Bruce Springsteen, es decir, de esos que hacen de tripas corazón con las guitarras y cuyos efectos se multiplican en directo.

 

Su rock americano, con letras de pop clásico y sin complejos, ha sido capaz de unir en un santiamén el pop de los maestros en su disco Teatros del canal (2013), grabado en directo y que resume su década de trayectoria en su medio más natural, el escenario. A este se han sumado algunas de las voces más emblemáticas del pop tradicional.

 

La gloriosa “Skyline” cobra nueva vida en la voz de Carlos Tarque (M Clan), igual que “Jamás”, en la de Mikel Erentxun, y la estelar colaboración del rockero de toda la vida Miguel Ríos aporta garra a la obra maestra “Juego sucio”, temas de Compás de espera (2012), el disco más honesto y reconocido de la banda. Otros como Álvaro Urquijo (Los Secretos) hacen lo propio con “Nadie”, una de las joyas de Días de vértigo (2007), su primer disco. El resto son canciones brillantes como “Desafíame” o “Vendaval”, de su segundo disco, Vendaval (2010), o momentos álgidos como banda, como “Horas contadas”.

 

Nunca se había producido una conexión tan rápida entre músicos experimentados encima de un escenario, lo que acabó siendo una experiencia difícil de asimilar para ellos, ya que pudieron demostrar lo que eran capaces de hacer, y un directo espectacular para el público, que ha pasado a considerar este disco una de las más espléndidas colecciones de pop clásico.

 

Su fulminante carrera no ha impedido que Los Madison quieran mostrarse como una banda curtida tocando en sitios pequeños, lo que les amortigua su vuelta a la realidad después de su radiante aparición en el panorama del pop español. Más allá de mostrarse sin demasiados pretextos como las ansias de éxito, llevan codeándose hace años con lo más emblemático del pasado y el presente del pop español, y tienen la suerte de ser solo ellos mismos, como un movimiento natural. Insisten en que su único secreto es componer canciones para sacar sus demonios y usarlas como medicina. Banda sonora vital.