Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización. Puedes cambiar la configuración y obtener más información. Más información
Voces / Para entendernos

Ego-free zone

Teresa Vallès Botey

Desde Utopía, de Thomas More (1516), los personajes misteriosos y los viajes a lugares desconocidos son habituales en las obras del género literario de ficción que, tomando el nombre de esta obra, conocemos como utopías. Sin embargo, a la hora de soñar mundos mejores, es innegable que el entorno laboral cotidiano tiene un gran potencial inspirador.

 

Así, a la vista de los espacios libres de humo aparecidos a raíz de la normativa antitabaco, surge de manera espontánea un anhelo vehemente de oasis protegidos de otro tipo de humos tóxicos: los producidos por el egocentrismo y el afán obsesivo de autoafirmación. Estos espacios ego-free serían una especie de bombona de oxígeno cuando el clima laboral se convierte en irrespirable debido a la susceptibilidad, la envidia, la crítica destructiva, la necesidad de acaparar poder y protagonismo, el ansia enfermiza de admiración y reconocimiento, la ceguera a la hora de asumir errores y carencias, la rigidez en los planteamientos o la incapacidad para el diálogo. Que los humos generados por la inflamación del ego son tristemente frecuentes, eso lo sabemos todos; lo que me pregunto es qué podríamos hacer para prevenir y ahorrarnos los mil incidentes causados a diario por esta forma de contaminación del ambiente laboral.

 

Pienso que una campaña de desintoxicación con ciertas garantías debería incidir en tres ámbitos: información, tratamiento y conservación. La primera sería una fase de concienciación de los perjuicios para la cabeza y el corazón de este tipo de contaminación. Como todos nacemos con una cierta inclinación a la adicción por lo que alimenta el ego, necesitamos aprender a detectar cuándo generamos humo tóxico. Porque una cosa es la recta autoestima (la conciencia del valor de la propia vida) y otra cosa la enfermiza inflamación del yo (la adicción a satisfacer constantemente el ansia de autoafirmación). Para esta fase de sensibilización, sugiero la lectura dramatizada del genial poema de Pere Quart “Ja és hora que se sàpiga”, magistral parodia del delirio egocéntrico. También Quino, sabio humanista, nos invita a estar alerta de los problemas del ego:

 

mafalda - guille me duele odgullo

 

El segundo paso de la campaña de desintoxicación consistiría en declarar espacios ego-free los despachos y las salas de reuniones: que sean zonas libres de los humos producidos por la egolatría en cualquiera de sus manifestaciones. Habría que poner el letrero correspondiente, con un icono claro y sugerente, de manera que todo el mundo fuera consciente de que allí los humos no son admitidos. Paralelamente, se deberían acondicionar zonas específicamente habilitadas para este tipo de fumadores. Así, si en una reunión alguien sintiera una necesidad imperiosa de satisfacer exigencias injustificadas de su ego, podría salir discretamente y dirigirse a este espacio para administrarse la dosis de vanagloria que necesitara, sin perjudicar el normal desarrollo de la reunión.

 

En los espacios habilitados para el consumo controlado de todo aquello que alimenta el ego, los usuarios podrían disponer de juegos competitivos, ceremonias de entrega de medallas, bandas sonoras de aplausos, y hasta actores dispuestos a hacer profundas reverencias y a estrecharles la mano para darles efusivamente la enhorabuena. Todo esto, claro está, debería ser administrado de manera controlada bajo prescripción facultativa y con el objetivo de reducir progresivamente las dosis hasta la total desintoxicación del paciente. De esta manera, los enfermos crónicos disfrutarían a diario de unos minutos de “gloriaterapia” y el resto del día podrían trabajar sin contaminar el entorno.

 

La clave definitiva del éxito de la campaña sería la creación de una sala de mantenimiento donde todos pudieran hacer unos minutos de ejercicios de liberación del ego. Eso sí, para tener acceso a la sala debería pasarse una prueba; por ejemplo, la que sugería el escritor Carlos Pujol para demostrar un mínimo de madurez: ser capaz de mirarse al espejo y no pensar “¡Mecachis, qué guapo soy!”. Una vez dentro, uno podría disfrutar de juegos diseñados para reírse de uno mismo, relativizar los éxitos y sacarse de encima el miedo al fracaso.

 

Entre otras ventajas, hay que decir que la nuestra es una utopía low-cost. Mejor aún: la campaña que proponemos es una inversión totalmente garantizada, porque –aplicada con rigor– produciría un efecto espectacular en el clima y la productividad laboral. ¿Quién podría dudar de la inmensa eficiencia de una persona o de un equipo de trabajo verdaderamente ego-free?

 

* Teresa Vallès es la decana de la Facultad de Humanidades de la UIC

(este artículo fue publicado, por primera vez, en el Diari de Tarragona, el 27 de junio de 2014)

 

*******

 

Pere Quart “Ya es hora de que se sepa” (Vacaciones pagadas)

 

Pido la palabra previa.Quiero decir —¡i que se sepa de una vez!—

que yo soy Yo,

que soy el Centro

y el Árbitro.

 

Que todos vosotros, todos,

—esto, para ir bien—

sois mis coterráneos:

parientes, vecinos, creditores míos,

prójimo mío propiamente dicho;

que todos los demás, todos,

buenos y malos

—amarillos y negros, antípodas, gitanos—

son, a lo sumo

y aún gracias,

mis contemporáneos.

 

Sabed que:

cuando os veo, de hecho,

os suscito,

os resucito;

y al pensaros

os doy una esperanza.

 

Pero si os he perdido de vista,

mientras os olvido u os ignoro,

dormís el sueño del justo,

como se suele decir.

No pasáis de potencias

en el sentido más triste de la palabra.

 

Ya lo sé. Muchos esperáis

con ansia

el día de cantarme el responso.

No os subáis, por favor:

en el mejor de los caos,

cuando yo muera,

todos, todos

buenos o malos,

seréis solo mis supervivientes.

 
 
 
  • http://www.editaolaizola.blogspot.com Edita Olaizola

    Me adhiero a la propuesta. Tengo un cliente que dispone de una sala de negociaciones con dos mesas: en una se discute el contenido de la negociación y en la otra los sentimientos que van surgiendo y pueden entorpecerla. Los participantes van cambiando de mesa en función de las necesidades y eso les pemite avanzar mejor.

    • Teresa Vallès

      Puede ser útil todo lo que ayude a ser consciente de cómo los propios sentimientos afectan las opiniones que defendemos y las decisiones que tomamos. Los sentimientos negativos hay que tratarlos como si fueran residuos: a veces se pueden reciclar en algo tan útil como el abono (aprendizaje), a veces hay que incinerarlos para no tolerar que nos contaminen…