Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización. Puedes cambiar la configuración y obtener más información. Más información
Voces / Para entendernos

El rey abdica

Salvador Aragonés

El rey Juan Carlos ha abdicado hoy a favor de su hijo, el príncipe Felipe, su heredero y sucesor. A partir de ahora las Cortes Españolas deberán reunirse para aprobar una ley orgánica que sancione esta abdicación, que deberá ser aprobada por las Cortes por la mitad más uno de los miembros, hecho que se da por descontado dado que en las dos cámaras tiene la mayoría absoluta el Partido Popular, y votará también buena parte del Partido Socialista Obrero Español.

 

Las crisis de salud —siete operaciones— y familiares y los problemas judiciales han aconsejado al rey Juan Carlos que dé paso a “una nueva generación” que afronte los problemas actuales con más vigor. Estos problemas son actualmente el tema de los separatismos y la crisis económica. España necesita un cambio de rumbo y, con España, también la institución monárquica, a la que Felipe VI ha prometido hacer reformas.

 

El futuro rey Felipe deberá ser nombrado, capitán general de las fuerzas armadas españolas y ejercer las funciones de promulgar y sancionar las leyes y decretos. Además, deberá reformar la Constitución o, al menos, retocarla respecto a la función institucional monárquica con el fin de que su hija Eleonor pueda ser nombrada princesa de Asturias y sucesora al trono, dando así por abolida, nuevamente en España, la ley sálica.

 

Asimismo el futuro rey Felipe VI es posible que revise algunos títulos reales, como el de duque de Montblanc y señor de Cervera o príncipe de Girona. Junto a eso deberá delimitar las funciones de quienes forman la familia real, a fin de que no vuelva a ocurrir un caso como el de Iñaki Urdangarin, dado que la familia real española vive de los presupuestos del Estado.

 

Por otro lado, no conocemos el alcance de las “reformas” ya anunciadas veladamente por el rey Juan Carlos. ¿Se hará una reforma constitucional? ¿Cómo encajar los nacionalismos y separatismos vascos y catalanes en el conjunto español? ¿Qué hacer con algunas comunidades autónomas que reportan más gastos que beneficios a la sociedad? ¿Cómo resolver la crisis económica?

 

Ya se sabe que “el rey reina pero no gobierna”, es decir que sus funciones son limitadas. ¿Cómo ejercerá el rey Felipe VI sus funciones? Está claro que aunque su padre sea el modelo, son personas diferentes y él tiene otras ideas y otros modos, aunque solo sea por el cambio generacional.

 

De momento, lo previsto es la reunión del Gobierno y de las Cortes, ver cómo será el debate —si hay debate será sobre monarquía o república— y para mitades de junio, si no antes, tendremos ya la toma de posesión del rey Felipe VI y de la reina Letizia —que no tendrá ninguna prerrogativa— y conoceremos el contenido programático de la Corona, de la nueva Corona.