Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización. Puedes cambiar la configuración y obtener más información. Más información
Voces / Para entendernos

Lipdub en el think tank

Javier Junceda

Observo con curiosidad el progresivo uso de términos ingleses en el lenguaje profesional. Como está tan extendida esta moda, quien no utilice esas palabras corre el riesgo de ser tildado de mediocre, pese a que su forma de expresión sea francamente correcta. He tenido en los últimos años multitud de reuniones de trabajo en las que me han sorprendido las innovaciones terminológicas que se han ido incorporando en la conversación laboral. La última fecha para presentar algo es, ahora, la deadline. Un encuentro para abordar un concreto dilema es una brainstorm. Y si hablamos de un instituto o centro de estudio, debemos referirnos siempre a un think tank. Objetivo o meta es, en esta moderna jerga profesional, target. Y hacer cosas conjuntamente con otros es acometer algo in company.

 

Acostumbro a preguntar con cierto espíritu burlón a mis interlocutores que hacen uso de estas expresiones acerca de su significado y el porqué de su uso, pudiendo utilizar como alternativa frases en su propio idioma que todos entendemos. Se sonríen la mayor parte de las veces, un silencio que yo interpreto como aceptación de que esas voces las han debido de escuchar alguna vez a alguien con voz hueca y engolada, y les ha parecido una modernez digna de adopción y uso inmediatos.

 

De modo que no cabe más remedio que ir a la caza y captura del creador de estas ocurrencias lingüísticas y llevarlo con rapidez ante la sección de enjuiciamiento de la Real Academia de la Lengua, porque nos debe unas cuantas aclaraciones. Urge indagar su paradero, por el bien de todos y, en especial, de la naturalidad, espontaneidad y profesionalidad de las relaciones laborales.

 

Me parece a mí que en el uso de estas palabras o frases puede esconderse algo de esnobismo. Si la reunión se celebra en un concreto idioma, a él debieran de aplicarse los participantes, sin importaciones gratuitas que tantas veces pretenden sacudirse complejos y llamar la atención

 

De no ser así, de pronto nos encontraremos con que el broker nos habrá hecho un lipdub en medio del think tank, y, nosotros, sin enterarnos.

 
 
Born to be alive