Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización. Puedes cambiar la configuración y obtener más información. Más información
Voces / Para entendernos

OVNI

Javier Junceda

Legiones de zombis vagamos por las calles mirando obsesivamente a nuestros móviles. Es todo un milagro que no haya un mayor número de tragedias vinculadas a esta nueva e irresponsable forma que tenemos de recorrer la ciudad. Y no digamos nada si a la vista puesta en el móvil se unen unos auriculares bien calados, porque entonces necesariamente salta la alerta de OVNI: Objeto Viandante No Identificado. Las aceras se han convertido en una sensacional pista de slalom en la que unos ovnis nos tropezamos con otros, y ni tan siquiera nos paramos a pedirnos disculpas por el encontronazo. Todos vamos con nuestros ojos hacia abajo, enseñando las nucas al que viene detrás, que ni tan siquiera se da cuenta porque él también está fascinado con las cosas que le comunica cada segundo la luz parpadeante de su telefonito.

 

Urge por todo ello una nueva urbanidad vinculada a los smartphones, y acaso también la previsión de sanciones ante un comportamiento peatonal tan arriesgado, especialmente cuando hay vehículos siempre tan próximos. Hagan la prueba: salgan cualquier día a la calle sin móvil y dispónganse a recorrer un tramo de acera concurrido. Les ocurrirá como a mí: tratarán de sortear a estos ovnis que describo, como antes lo hacíamos con las baldosas en mal estado. Nuestras caminatas o paseos urbanos son ahora actividades de riesgo añadido, en las que a la maceta que se cae de la terraza se suma el “movilista” descontrolado, que en el fondo somos todos los que tenemos ese artefacto.

 

Procede arbitrar algún remedio a esto antes de que sea demasiado tarde. ¿Qué tal poner “en modo calle” nuestros teléfonos?…

 

* Javier Junceda es el decano de la Facultad de Derecho de la UIC